Cartas cruzadas, Ana Alejandre

Translate

Traductor

sábado, enero 27, 2018

Carta de Leonardo Da Vinci a Ludovico Sforza


Leonardo da Vinci

Carta 5)
(Muchos años antes de que creara sus obras maestras en el campo de la pintura y la escultura, Leonardo da Vinci se ofreció como ingeniero para trabajar en la corte de Sforza, alegando méritos que tenían más que ver con sus aptitudes para crear artefactos militares que en sus dotes artísticas),
Remite: Leonardo da Vinci
A: Ludovico Sforza
Fecha: hacia 1483
Texto (fragmentos):
 “Mi muy Ilustre Señor: (…) me propongo, sin el ánimo de desacreditar a nadie, dar a Vuestra Excelencia las explicaciones convenientes para que podáis entender el desarrollo de mis secretos y ponerlos, a continuación, a vuestra entera disposición (…) 1. Tengo planos para toda clase de puentes ligeros, fuertes y fáciles de transportar, con los que perseguir al enemigo, o en ocasiones huir de él, robustos e indestructibles tanto por medio del fuego como en la batalla, cómodos y fáciles de colocar, así como de retirar. También dispongo de los medios para quemar y destruir los del enemigo. (…) 4. También tengo un tipo de cañón, muy cómodo y de fácil transporte, con el que lanzar piedras pequeñas, casi como si se tratara de granizo, el humo de ese cañón causa un gran pavor en el enemigo a causa de la confusión y los grandes daños que provoca. (…) . Donde el uso de los cañones resulte impracticable, yo armaré catapultas, mangoneles, fundíbulos y otros instrumentos de eficacia asombrosa que no son de uso común (…) Además, puedo hacer esculturas en mármol, bronce y arcilla. También en la pintura soy capaz de hacerlo todo tan bien como cualquier otro artista, sea éste quien fuere. / Por añadidura, podría trabajar en un caballo de bronce para mayor gloria inmortal y honor eterno de la memoria propicia de vuestro padre, Su Señor, y de la ilustre casa de los Sforza. / Y si alguien considerase imposible o impracticable algo de cuanto hasta aquí se ha mencionado, estoy plenamente dispuesto a demostrarlo en vuestro parque o en cualquier lugar que os parezca, Vuestra Excelencia, a quien me encomiendo con toda la humildad posible”.