Mundo empresarial

Loading...

Traductor

lunes, febrero 04, 2013

Carta a abierta a la familia de Marta del Castillo



Padres de Marta del Castillo
Marta del Castillo

         









Estimados Sres. del Castillo:
   En estos últimos días se ha producido otra noticia en el caso de la desaparición y muerte de su hija, Marta, que les ha llenado de dolor, porque el aumento de la pena impuesta a Miguel Carcaño, autor de la muerte y desaparición de su hija y único sentenciado en este caso,según ha decidido el Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, que ha aumentado su condena de 20 a 21 años y tres meses (poco cuesta matar en este país), al considerar dicho Tribunal que se le debe también atribuir un delito contra la integridad moral por el sufrimiento que le ha provocado a toda su familia con sus constantes cambios de versión sobre el paradero del cadáver.
            Comprendo que este pequeño aumento de la condena de poco les puede servir mientras no puedan encontrar los restos de su hija y puedan así cerrar el círculo interminable de la pesadilla que están viviendo, aunque el dolor no cesará por ello, y al fin puedan alcanzar una cierta serenidad, sabiendo que Marta también descansa en paz.
            La Audiencia provincial de Sevilla condenó a Miguel Carcaño a 20 años de cárcel por el asesinato de Marta, pero lo absolvió del delito de violación, lo que sigue sorprendiendo a muchos ciudadanos, porque se había auto inculpado de ello, aunque no se pueden encontrar pruebas para condenarlo por la falta del cuerpo.
            Además, la Sala Segunda del Tribunal Supremo le impone,  en concepto de costas del proceso, el coste de la búsqueda del cuerpo de Marta, lo que asciende a 616.319,27 euros.También, anula la sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla con relación a Samuel Benítez, uno de los tres sospechosos de haber colaborado con Carcaño para hacer desaparecer el cadáver y que resultaron absueltos, lo que sigue sorprendiendo a cualquier persona que siguió el proceso a través de la prensa y leyó las declaraciones que todos los imputados hicieron en esos días.
            El Tribunal Supremo ordena que se dicte un nuevo pronunciamiento, pero sin que se tenga que repetir el juicio, lo cual  impide que Carcaño, único condenado por estos execrables hechos, sea puesto en libertad por haber permanecido en prisión preventiva cuatro años sin que se haya dictado sentencia, lo que causaría un escándalo social y aumentaría aún más el sufrimiento de ustedes como padres de la víctima. Para ello sólo anula una parte de la sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla, pero no toda para no tener que repetir el juicio. Además, ordena al tribunal sentenciador que dicte una nueva Sentencia con relación a  reexaminar la posible participación  como encubridor de Carcaño  de Samuel Benítez, "con libertad de criterio y respeto por las reglas de la lógica".
            Aunque todos estos extremos jurídicos ya los conocerán a través de sus abogados, no por ello les será menos dolorosos tener que aceptar que con esta Sentencia no se aclara el paradero de los restos de su hija y a esa pena no se le puede compensar con un año más y tres meses de condena y la imposición de costas. al asesino
            A lo largo de este tiempo, según dijo la prensa y la televisión, algunas personas de buena voluntad, y con más o menos acierto, se pusieron en contacto para indicarles dónde podría estar el cadáver de Marta, pues algunas de ellas dirían que tenían dotes de videntes y otras, a lo mejor, sólo le hablaron de sueños, e intuiciones, pero sin que se consiguiera resultado alguno.
            Las tres búsquedas emprendidas por la Policía terminaron siendo un rotundo fracaso, además del alto coste que ello supone en tiempos de crisis como los que estamos sufriendo. Sin embargo, las dos primeras búsquedas realizadas en el Guadalquivir, una, y en un vertedero de basuras, otra, se terminaron sin conseguir ningún resultado, siguiendo las indicaciones de Carcaño que, además del asesinato cometido, se burlaba de los servidores de la Ley haciéndoles perder el tiempo y aumentando el sufrimiento de toda la familia cuando veían sus expectativas fallidas y la incógnita del paradero del cadáver seguía sin encontrar respuesta.
            Sin embargo, la tercera de las búsquedas que hizo la Policía no se terminó, porque la Ruta del Agua es demasiado larga (más de 68.kilómetros) y no podía la Policía tener a tantos efectivos y medios dedicados a la búsqueda de un cadáver, sin tener más indicios que los meramente indicados por quienes  se pusieron en contacto con ustedes para intentar ayudar a encontrar el cuerpo de Marta. Si no recuerdo mal, la búsqueda se interrumpió en el kilómetro 4, o 5, de dicha Ruta del Agua, partiendo desde Sevilla o Camas, dejando de buscar en todo el resto que son muchos kilómetros hasta llegar a Lago del Serrano, pasando por lugares tan  bellos como son, la Dehesa del Serrano, el impresionante Palacio de Perladé o el Camping Sierra Brava. Cuando una búsqueda cesa antes de finalizar y sólo se ha recorrido un corto tramo de kilómetros, la sensación de desánimo, de no haber podido acabar la tarea y de seguir con la  angustia y la desazón debe de ser terriblemente dolorosa.
            Como familia de la víctima que son, anunciaron que seguirían en solitario con la búsqueda; pero, al no haber más noticias al respecto, todo indica que no pudieron finalizarla por la enorme extensión de terreno a examinar minuciosamente en una búsqueda desesperada y solitaria .que, por eso mismo, tenía que ser infructuosa.
            Soy una ciudadana más que se solidariza con su dolor, con su impotencia al no poder encontrar el cadáver de su hija y darle cristiana sepultura, y ver cómo algunos de los que participaron en la ocultación del cuerpo de Marta están campando a sus anchas, libres de toda acusación, a no ser la que les dicte su improbable conciencia, si es que alguna vez se les despertara en sus viles existencias..
            Decía el poeta Marcial que "la mentira nunca muere de vieja". Deseo profunda y sinceramente que se encuentre pronto el cuerpo de su hija y que quienes participaron y ocultan su paradero terminen de una vez con esta terrible mentira, con este juego macabro  de silencio y ocultación en el que no sólo se juega el descubrimiento del cadáver de Marta, sino también que la Justicia caiga con todo su peso sobre quienes participaron en tan  execrable crimen, estén condenados o en libertad, y paguen, si no con sus vidas,  sí con muchos años de cárcel, por la joven vida que segaron, por todo el sufrimiento, el dolor y la impotencia que como padres sienten, y al que le acompañan, sin duda alguna, todos los españoles de buena voluntad que ven horrorizados cómo tales casos quedan impunes o, al menos, algunos de sus autores.
            Reciban mi más alta consideración y afecto.

            Ana Alejandre