Mundo empresarial

Loading...

Traductor

lunes, septiembre 25, 2006

Presentación y bienvenida



Epistolarium intenta ser un lugar de exposición de cartas o epístolas, tal como indica su nombre, dirigidas a personas famosas o anónimas, instituciones públicas o agrupaciones y colectivos que defiendan intereses comunes y que , por el motivo que fuere, estén de plena actualidad.
El motivo por el haya creado un blog expresamente como vehículo de comunicación y exposición de este tipo de contenido epistolar es porque, buscando la claridad expositiva y la comodidad para quienes les gusta leer blogs, sabrán ,desde el primer momento, al entrar en éste cuaderno de bitácora, lo que van a encontrar, al igual que en otros temáticos de los que soy autora, así como sucede con otros muchos que existen en la red, y ello proporciona a quienes los leen y a quienes los escribimos, la posibilidad de sintetizar tanto la búsqueda para el lector, como el contenido y el medio de expresión para el autor, ahorrando así esas búsquedas monótonas y cansinas que todos hemos padecido, en las que se vaga de un lado a otro de la red, visitando innumerables blogs y webs; pero ignorando de qué tratan unos y otras y con la sensación siempre de que estamos perdiendo el tiempo entre un contenido variopinto, confuso y difuso en su catalogación.

Por ello, si buscas otro tipo de contenido bloguero que no sea el que aquí se ofrece, no podrás llamarte a engaño ni perder el tiempo en un tema que no te interesa.

Si, por el contrario te gustan leer cartas y/o escribirlas, te invito a que detengas tu navegación y leas el contenido de las que aquí se exponen porque, quizás, en ellas halles algo que pueda ser de tu interés, ya que todas ellas tratan de temas generales que a todos, de una u otra forma, nos interesan o conciernen.

Si es, por tanto, de tu agrado lo que aquí se te ofrece, te invito a que pases y leas la primera carta, porque para ello fue escrita, aunque el destinatario sea alguien, en singular o plural, distinto a tí; pero que puede compartir contigo y con muchos de nosotros las mismas cuestiones o problemas y en ellos te reconozcas.

De ti depende el aceptar la invitación o pasar de largo. Decidas lo que decidas, siempre serás bien recibido.

Cordialmente.


Ana Alejandre